jueves, 21 de enero de 2010

A paso lento

Sintió sus manos sobre sus mejillas, cerró los ojos y mientras se regodeaba entre sus pensamientos de que ese sería el primer beso de esta última oportunidad que se daban, porque a partir de ahora todo sería diferente, todo sería tal y como una niña desea que se pase en su cuento favorito de hadas y princesas, abrió los ojos….abrió los ojos…pero no se encontró frente a frente con él, no sentía su aliento, no olía a su perfume tan varonil pero a la vez suavizado con una pizca de algún ingrediente floral, no vio esa mirada de ojos castaños penetrando en los suyos…lo vio, ¡lo vio!... pero… a lo lejos, alejándose de ella, poniendo distancia entre su cintura y sus manos, entre sus dedos de las manos y los de él, entre sus labios y sus dulces labios, entre…su corazón…y…entre su…entre su corazón y el de él.

Allí se quedó, sin decirle adiós, sin decirle ya te llamaré, sin mirarle con lágrimas en los ojos, sin un ápice de melancolía, de amor, de odio aunque fuera, sin nada…le daba igual…esto ya había pasado antes, esto era más que común entre ellos, ¿esto? Esto era él, esto era su falta de compromiso y su falta de madurez, esto era propio de él …


Ella se fue lejos, muy lejos, a la ciudad sin nombre. Cambió todo en su vida: ahora las cosas no iban al ritmo de los demás, las cosas sucedían a su ritmo, al son que ella marcaba y bailándole el agua sin rechistar. Ella lo recordaba, pensaba en él, no le deseaba nada malo, la vida ya se encargaría de devolverle todo, de hacerle regresar a su soledad. Se negó a recibir visitas, no las quería, no las esperaba...así que, si en algún momento pudiera llegar a recibir alguna visita inesperada de él, no iba a estar para…¿quién? ¿quién era él? ¿cuál era su nombre? ¿Aquel que intentó eclipsar todos sus sueños? Ella no pretendía tener un centro en su vida, no quería girar en torno a nadie, quería que las cosas giraran en torno a aquello que le gustaba, que le encantaba, que le emocionaba, que la volvía loca…Una vez dio todo, ahora había metido en esa maleta todo aquello que dio y que no quisieron recoger, ahora todo era para ella, para ella y para…¿alguien más? Ese alguien que eclipsaría sus sueños cuando ella quisiera, cuando lo deseara con fuerzas y cuando esta libertad que tanto estaba disfrutando pidiera dar un paso más, puede que compartirla con el otro ÉL, puede que no, pero sí tal y como ella querría…

Una mañana, bien temprano, ella salió con una gran maleta de la casa, cerró con llave y colgó una nota en la puerta…Decía algo así:

QUE TE VAYA BONITO,
MIS MEJORES DESEOS
QUE EN LA VIDA RECOJAS
LO QUE SIEMBRES DE BUENO

QUE TE VAYA BONITO
QUE NO TE VAYA MAL
Y QUE EL TIEMPO TE DEJE
DONDE TENGAS QUE ESTAR

QUISISTE SER UNIVERSAL
ECLIPSANDO MIL SUEÑOS
QUE DIOS TE PROTEJA
EN LA CELDA DE TU SOLEDAD....

YO ME VOY A PLANTAR AL CAMPO
O A LA ORILLA, LA MAREA
DESEO QUE TODO TE VAYA DE VICIO
ME VOY Y AHÍ TE QUEDAS

ME VOY A VIVIR TRANQUILA
SIN PAUSA PERO SIN PRISA
DESEO QUE TODO TE VAYA DE LUJO
NO ESPERO VISITA, ASI QUE NO VAYAS
QUE PA' TI NO ESTOY
YO PA' TI NO ESTOY

SALUD AMOR Y FORTUNA
ME LLEVO TODO EN ORDEN
SALUD PA' VER, AMOR PA' SER
FOTUNA PA' OLVIDAR TU NOMBRE

ME MARCHO CON LAS LUNAS
DONDE EL SOL NO SE ESCONDE
ÉL ME ABRIGA EL INFIERNO
Y ELLA ENCIENDE MIS NOCHES


TE DEJO TODO AQUELLO QUE ME DISTE
ME LLEVO TODO LO QUE VI QUE NO QUISISTE
ME VOY CONTENTA, NO TENGO MAS QUE DARTE
ME LLEVO TODO LO QUE VI QUE NO CUIDASTE


Nadie sabe qué pasó durante el tiempo que ella estuvo fuera, lo que sí conocemos es que cuando ella llegó de nuevo a casa, tras un gran periodo de ausencia, encontró algo raro en la planta que tenía al entrar en el porche, esa planta estaba mojada, esa planta había sido regada, alguien había ido a la casa en su búsqueda, alguien pensó en ella y en ir a encontrarla…pero ella no estaba, ella volvía con la piel bien morena de haber ido a aquel lugar donde el sol no se esconde cuando la luna sale a pasear con las estrellas.

1 comentario:

Esperanza dijo...

Me encanta esa canción, los carpetazos sin rencor y los encuentros de uno mismo =)